Si he visto más lejos es porque estoy sentado sobre los hombros de gigantes

Llevo una temporada pendiente de todo lo relacionado con el Responsable de Comunindad Online (o Community Manager), la gestión de comunidades y la formación. Es lo natural cuando desde Aerco le solicitan a uno el lograr una implantación a nivel nacional de una serie de cursos que colaboren a construir y dar homogeneidad a esta profesión.

En el panorama español hay de todo, desde negocios que se suman a lo que consideran que es una moda, a los centros de formación cualificados que integran esta formación en la formación diaria.
Lo sorprendente es encontrar reflexiones sobre si el Responsable de Comunidad nace o se hace. Naturalmente hay unos que sacan pecho y dicen aquello de “a mi nadie me enseña nada, yo nací para esto”, mientras que muchos otros creen en los beneficios del aprendizaje.

Sinceramente me resulta curioso un debate de estas características en los inicios del siglo XXI. Porque el debate no es sobre si el Community Manager nace/Se hace sino sobre si creemos en la formación y ese debate se retrotrae a hace muchos, muchos años cuando se impuso la educación pública obligatoria.
A la gente que dice “yo es que valgo para esto” sólo puedo decirle: enhorabuena. Es como una persona que tiene capacidades físicas para correr o nadar. Sin entrenamiento y sin la técnica adecuada jamás competirá en los juegos olímpicos.

Lo cual me lleva a otro punto: el responsable de comunidad online modelo “becario”. Precisamente desde Aerco intentamos evitar el desprestigio de lo que creemos es una incipiente profesión con mucho futuro. Y para ello proponemos a la gente con talento un modelo formativo que mezcla componentes académicos y componentes prácticos. Queremos potenciar las virtudes y la disposición del alumno para que salga con un perfil completo y competitivo en el mercado. Una persona que sepa cuáles son las funciones, las tareas y tenga una visión global sobre el trabajo que puede desarrollar un Community Manager preparado.

En mi caso colaboré con el IRC-Hispano, siendo administrador y luego Director Comercial durante más de 10 años. Posteriormente fundé las Comunidades Virtuales del IE Business School y en este negocio llevo muchos, pero muchos años (ya llevaba comunidades enormes antes de que se hablase de web 2.0, Social Media o cosas así) y sin embargo, a día de hoy, descubro facetas nuevas que me proporcionan nuevos recursos con los que poder ejercer mi profesión adecuadamente. Sin formación nuestro potencial se queda en instinto, que sin duda puede ser adecuado. Pero para salir del cliché del becario, para obtener una mayor visión global y para, en definitiva, ser un profesional excelente la formación es la especia adecuada que adereza nuestro plato.

Con la velocidad que cambian las cosas y qué nos hace difícil seguir el paso de los acontecimientos, con la crisis que acucia una fiera competencia, nunca antes se había hecho tan buena la frase que da título a este artículo.

Juan I. Martínez
www.facebook.com/jimartinez
@juanchocolate

3 comentarios

Deja tu comentario